UNIVERSIDAD SANTA MARÍA HOMENAJEÓ
A PROFESORES EMÉRITOS Y TITULARES

Cinco académicos de la Universidad Técnica Federico Santa María fueron homenajeados por la institución debido a que en años recientes consiguieron el título de profesor emérito o el de profesor titular.

En una ceremonia celebrada en la Casa Central del plantel y a la que asistieron las máximas autoridades y profesores de la USM, los académicos Alejandro Livingston, del Departamento de Procesos Químicos, Biotecnológicos y Ambientales, y Juan Hernández, del Departamento de Electrónica, recibieron una medalla bañada en oro y el diploma correspondiente por su condición de profesores eméritos.

El título de profesor emérito sólo puede ser entregado a profesores de jornada completa o adscritos de la institución que hayan cumplido treinta años de servicio en la USM y cuya excelencia académica esté acreditada y prestigie al plantel nacional y/o internacionalmente.

Ser profesor emérito significa, en la práctica, recibir tal título aun pudiendo no impartir más clases. Puede elegir libremente la actividad académica por desarrollar dentro de la Universidad, desde el momento en que es nombrado como tal. Además, percibe la remuneración o los beneficios que la institución señala para su rango. Si lo expresáramos en términos hoy muy en boga, el profesor emérito pasa a ser una suerte de "patrimonio académico" de la Universidad.

En tanto, José Rodríguez, del Departamento de Electrónica, y Sergey Kovalenko y Patricio Vargas, del Departamento de Física, fueron reconocidos por la obtención reciente de la categoría de profesor titular, categoría que los coloca en el más alto nivel académico del plantel por sus logros docentes y de investigación.

En la ocasión, el rector de la USM, Giovanni Pesce, dijo que los profesores homenajeados han generado un paradigma de excelencia profesional y "han demostrado tener un gran compromiso con la Universidad. A través de su ejemplo personal, han sido un aporte para la formación y el crecimiento de nuestros alumnos, y constituyen ejemplos para el desarrollo de la comunidad universitaria".

Pesce afirmó que la idea de la ceremonia era "premiar su esfuerzo y legado a nuestra Universidad, pero sobre todo reconocer la labor académica como una actividad que descubre mundos y abre la mente hacia el futuro". En este sentido, agregó que "el trabajo del profesor es fundamental en la difícil tarea de formar profesionales de excelencia e integrales, importantes en los logros de los jóvenes".
Desde la izquierda, aparecen los profesores distinguidos José Rodríguez, Juan Hernández y Sergey Kovalenko, y el rector, Giovanni Pesce. Sentado en la silla de ruedas, el también distinguido profesor Alejandro Livingston.